Las Higuerillas. Selva de las Yungas en Catamarca

Departamento Paclín.
Las Higuerillas es un emplazamiento rural del departamento Paclín distante a 100 kilómetros al norte de San Fernando del Valle de Catamarca y a 43 kilómetros de La Merced, ciudad cabecera departamental. Comprende la zona que comienza, de sur a norte, en el Puesto El Sauce, hasta el límite con la provincia de Tucumán, 12 kilómetros hacia el norte. A lo largo de ese trayecto encontramos 3 viviendas y varios campos de cultivo que se erigen a orillas de la denominada comúnmente "Cuesta de Las Higuerillas". Esta ruta sin pavimentar es la continuación de la Ruta Provincial 308 de la Provincia de Tucumán.

Acceso
1) Desde la localidad de Balcozna, departamento Paclín, a través de la Ruta Provincial Nº 9, pasando por Balcozna de Afuera, avanzando 9 kilómetros hasta llegar al empalme con la Cuesta de Singuil. En ese lugar comienza la "Cuesta de las Higuerillas" en el puesto El Sauce.
2) Desde el departamento Ambato, se debe tomar la Ruta Provincial Nº 18, es decir, la Cuesta de Singuil, y avanzar los 15 kilómetros de longitud de la misma hasta llegar al puesto El Sauce, donde se encuentra el cartel de bienvenida a Las Higuerillas.
3) La última opción es desde la localidad de Escaba de Abajo, provincia de Tucumán, tomando la Ruta Provincial 308 y avanzando 13 kilómetros hacia el sur.

Relieve e hidrografía
El espacio geográfico de Las Higuerillas se encuentra situado en una zona montañosa entre las sierras de Los Pinos, de Balcozna y de Narváez, sobre la ruta de tierra antes mencionada, que va descendiendo en altitud conforme avanzamos al norte. Así, El Sauce se sitúa a 1372 metros sobre el nivel del mar y la zona más baja del camino sobre territorio catamarqueño, en el límite mismo con la provincia de Tucumán, a 910 metros sobre el nivel del mar.
En esta zona cercana al límite con Tucumán el Río Singuil fluye en paralelo a la ruta hasta llegar a la localidad de Escaba de Abajo. Ese río cumple la función de límite interprovincial mientras drena sus aguas hacia el norte por el valle de Las Higuerillas.

Clima y Biomas
En la zona de Las Higuerillas se manifiesta un clima Subtropical con estación seca con veranos cálidos e inviernos fríos cuyo régimen de precipitaciones se caracteriza por presentar sus mayores acumulados en la estación húmeda que va de diciembre a marzo, cuando precipita la mayor parte de los 1000 milímetros de promedio anual. En la estación invernal tenemos ocurrencia de heladas y ocasionalmente nevadas, especialmente en la zonas superiores a los 1200 metros sobre el nivel del mar, donde se registran precipitaciones níveas al menos una vez por año.
Encontramos en esta zona de la provincia de Catamarca el bioma conocido como Bosques nublados de montaña, cuya denominación hace referencia a que las laderas montañosas se encuentran cubiertas por nubes orográficas durante gran parte del tiempo, especialmente en la estación húmeda, lo que implica un aporte extra de humedad que se ve reflejado en el gran desarrollo de la vegetación. Este bioma también es conocido como Selva oranense o tucumana o Selva de las Yungas, la manifestación de selvas más austral de Sudamérica.
Cabe destacar que en la zona meridional de Las Higuerillas, punto de unión de las rutas 9, 18 y la Cuesta de Las Higuerillas, el bioma que se manifiesta es el Pastizal altoserrano, ya que nos encontramos a 1400 metros sobre el nivel del mar. Conforme el camino va descendiendo mientras avanzamos hacia el norte, se manifiesta un ecotono, es decir una transición en donde la variedad florística se va haciendo más importante hasta llegar a la espesa selva o Bosque de horco molle y laurel.

Cartografía
Podemos observar en la siguiente cartografía con mayores detalles que la anterior, gran parte de lo descripto anteriormente.
Descargá los siguientes archivos geolocalizados para poder explorar la zona desde Google Earth. Estas variables visuales te ayudarán a ubicarte mejor gracias a que el límite interprovincial está corregido y es mucho más exacto con respecto al que aparece en Google Earth.
Punto de inicio de la Cuesta de Las Higuerillas.
Punto por donde el límite Catamarca-Tucumán atraviesa la Cuesta de Las Higuerillas.

Recorrido y Fotos
Vamos a comenzar nuestro recorrido. En la primer foto, tomada desde el Calvario de Balcozna de Afuera, podemos ver la Ruta Provincial 9. Unos kilómetros hacia el norte, hacia la derecha, encontramos el empalme con la Cuesta de Singuil y el inicio de la Cuesta de Las Higuerillas. Las laderas que observamos son parte de la Sierra de Balcozna.

Esta zona al norte de Balcozna de Afuera es el lugar de nacimiento de la cuenca del Río Balcozna ya que la pendiente en el valle en esta zona disminuye hacia el sur. Observen el colorido campo florido en la próxima foto. Se trata de un campo de cultivo, probablemente un zapallar, que luego de haber sido cosechado dio lugar al crecimiento de una planta herbácea conocida como Saetilla, Cadillo o Amor seco (Bidens pilosa).

En la próxima foto podemos observar la ladera occidental de la Sierra de Los Pinos, grandes campos de cultivo con animales pastando, que forman parte de la actividad antrópica escencial que se desarrolla en este sitio. Observamos la vegetación natural de plantas herbáceas, entre las que se destacan los pastizales. Es aquí donde encontramos el bioma de Pastizal altoserrano que se extiende desde las cimas hasta esta zona a 1400 metros sobre el nivel del mar, justo en el inicio de la Cuesta de Las Higuerillas.


Antes de comenzar a recorrer la Cuesta de Las Higuerillas será interesante recorrer algunos kilómetros a través la Ruta Provincial 18, es decir la Cuesta de Singuil, en busca de uno de sus clásicos miradores.


Desde el mirador, tenemos una gran vista panorámica de la zona sur del valle de Las Higuerillas. Observemos en la siguiente foto tomada desde ese lugar la espesura de la selva montana manifestándose en las abruptas laderas.

Observemos el Río Singuil en el fondo de la quebrada. Por la linea media del mismo se encuentra el límite con la provincia de Tucumán. Esta porción de la Sierra de Narváez conforma una suerte de "apéndice" territorial tucumano, por lo que las selvas y laderas que observamos al frente en la siguiente foto pertenecen a Tucumán. Podemos notar claramente en la imagen, los dos biomas antes mencionados, Bosques nublados de montaña en las abruptas laderas y Pastizales altoserranos en la cumbre de la sierra.

Desde allí podemos observar algunos ejemplares de jacarandá (Jacaranda mimosifolia), que se encuentran floridos a finales de la primavera.


Ahora sí estamos listos para adentrarnos en la Cuesta de Las Higuerillas. Nos encontramos a 1400 metros sobre el nivel del mar y encontramos el cartel de bienvenida. Este es el lugar de unión de las 3 rutas, la 9, la 18 y la Cuesta de las Higuerillas. La primer foto, un día despejado de finales del mes de abril. Al fondo, la gran Sierra de Aconquija reinando sobre el hermoso paisaje.

La siguiente es una captura realizada en diciembre, plena estación húmeda, cuando encontramos este lugar cubierto de una espesa niebla, tan característica de esta zona. Estamos ingresando a Las Higuerillas.

Una toma realizada en otra ocasión. Un día nublado desde el puesto El Sauce.

Seguimos avanzando por la ruta mientras vemos uno de los paisajes más característicos de esta zona.

Aparecen los primeros ejemplares de coco (Fagara coco) mientras vamos descendiendo en altitud. Como explicamos anteriormente, se trata de esa transición que observamos en la que la variedad florística arbórea, arbustiva y herbácea se va haciendo más diversa conforme descendemos en altitud.

A sólo 2 kilómetros de haber empezado el recorrido por la Cuesta de Las Higuerillas encontramos la imagen de Santa Rita al costado del camino. Se trata de un lugar conocido por los fieles de la localidad de Balcozna al que suelen acudir caminando desde esa localidad cumpliendo sus promesas.

En este lugar se encuentra una vertiente natural que surge de la montaña. La misma ha sido preparada para aprovechar ese manantial de manera que los caminantes puedan beber su fresca y cristalina agua para hidratarse luego de una larga caminata.

Unos metros al norte, encontramos el lugar donde el agua de esa vertiente desemboca. Esta laguna es muy atractiva  a la vista cuando su superficie se cubre de una capa de plantas acuáticas.


Las vacas no tienen problemas para zambullirse en la laguna en las cálidas tardes de verano.

Seguimos avanzando por la ruta y cada vez nos internamos en la Selva de las Yungas catamarqueña. La siguiente imagen es más que ilustrativa cuando observamos la espesa vegetación y la nubosidad sobre las laderas. Ahora tiene sentido la denominación de Bosques nublados de montaña, ¿no lo creen?

Las siguientes son imágenes tomadas en un día soleado. Observamos la espesura de la selva montana y el Río Singuil en el fondo del valle.



Seguiremos avanzando curva y contracurva a través de la Cuesta de Las Higuerillas hasta llegar al final del recorrido.



Hemos llegado al punto sobre el cual el límite interprovincial entre Catamarca y Tucumán atraviesa la Cuesta de Las Higuerillas, a 12 kilómetros del inicio del camino. Nos encontramos a 910 metros sobre el nivel del mar y en uno de los lugares más lluviosos de la provincia de Catamarca, donde si bien no existen registros concretos que así lo corroboren, la vegetación típica del lugar hace que las estimaciones de estudiosos vayan entorno a los 1000 y 1200 milímetros de promedio anual.

Observamos las laderas occidentales del Cerro Quico, ya habiendo atravesado el límite y pisando suelos tucumanos. Desde esta posición ya podemos decir que estamos sobre la Ruta Provincial 308 de esa provincia. Si avanzamos 13 kilómetros hacia el norte, llegaremos a la localidad de Escaba de Abajo, donde se encuentra el famoso Dique de Escaba, en el departamento Juan B. Alberdi.

El improvisado cartel de bienvenida para los viajantes que intentan ingresar a la provincia de Catamarca desde Tucumán.

Después de haber realizado un recorrido rápido por la Cuesta de Las Higuerillas hasta el límite con Tucumán, las siguientes fotos sólo tienen el propósito de ilustrar una ínfima parte de la biodiversidad que se puede encontrar en un simple recorrido sin alejarse de los márgenes de la ruta.

Antes podríamos mencionar parte de la vegetación que encontraremos en los Bosques nublados de montaña de esta zona particular cercana a los 1000 metros sobre el nivel del mar. Así, debemos decir que el estrato arbóreo está compuesto por un par de especies dominantes que son el horco molle (Blepharocalyx salicifolius) y el laurel (Cinnamomun porphyrium), los cuales suelen estar acompañados por ejemplares de mato (Mircianthes mato) o nogal criollo (Juglans australis). Esas combinaciones de especies las encontramos especialmente en las quebradas. Por su parte, en las laderas dominan los matos (Myrcianthes pungens) y (Mircianthes mato) y acompañándolos el horco cebil (Parapiptadenia excelsa), el coco (Fagara coco), el chalchal (Allophilus edulis) y el Jacarandá (Jacaranda mimosifolia).

A continuación, un ejemplar de Laurel (Cinnamomun porphyrium). Antes que nada, observen el gran tamaño de este ejemplar, es uno de los más grandes que podemos observar desde el costado de la ruta. Un árbol de este tamaño es un gran nicho ecológico en sí mismo. Sobre él se desarrollan verdaderos jardines colgantes, con helechos, bromeliaceas (chacra de mono, claveles del aire), orquídeas, piperáceas, begonias, cactáceas, además de musgos, líquenes, hongos más toda la diversidad de fauna que vive en él.

Una toma panorámica que muestra la inmensidad de ese árbol.

Las plantas epífitas abundan en esta zona y se alojan en las ramas de la mayoría de los árboles como es el caso de estas chacras de mono (Aechmea distichantha) sobre un ejemplar de horco cebil (Parapiptadenia excelsa).

Estas chacras de mono con más detalle. En este caso, se trata de unos ejemplares creciendo sobre el suelo y no sobre un árbol.

Sus coloridas flores son más que llamativas.

Otra de las especies epífitas abundantes en la zona pertenece a la familia de las cactáceas. Rhipsalis floccosa con su fruto comestible.

La savia de un árbol cristalizada en su corteza.

Debajo del estrato arbóreo encontramos un sotobosque conformado por algunos ejemplares de porte arbustivo y una gran variedad de herbáceas. A continuación, fotos ilustrativas de algunas especies.

La flor del alfilerillo (Bougainvillea stipitata), un arbusto que encontramos en las laderas montañosas.

El dulce y comestible fruto del chal chal (Allophylus edulis). En este ecosistema natural es consumido por aves frugívoras como las charatas (Ortalis canicollis), las pavas de monte (Penelope obscura) o los chalchaleros (Tordus amaurochalinus), quienes ayudan a la dispersión de sus semillas.

Los siguientes son unos interesantes frutos de una planta que aún no logré identificar.

Las pequeñas flores de la tramontana o pico de loro (Ephedra triandra), un arbusto de hábito apoyante.


Los frutos maduros de la misma planta.

Siempre presente en los sotobosques de las Yungas, la ortiga brava (Urera baccifera). Estas plantas llegan al porte de arbusto y se caracterizan por sus hojas de gran tamaño y urticantes.

Otras especies de porte arbustivo.


Estos helechos suelen crecer hasta 2 metros de altura.

Una enredadera en flor.

La siguiente es una planta herbácea de flores muy interesantes. Se trata de la Seemennia gymnostoma.


A estas pequeñas se las conoce como yerba de sapo o yerba de pollo (Richardia brasiliensis).

La siguiente herbácea pertenece a la familia de las mimosaceas y es conocida vulgarmente como cierrate comadre, ya que sus pequeñas hojas se mueven, cerrándose al tacto.








Dos especies de tréboles. El amarillo es conocido como vinagrillo y se trata de la especie Oxalis pes-caprae y la segunda la Oxalis violacea.




Hay tantos hongos, y aquí cinco especies diferentes.


Como nos podemos imaginar, las fotos de fauna son las más difíciles de lograr, especialmente las de mamíferos o incluso las de las aves que suelen ser escurridizas. Los insectos y arácnidos son tan abundantes en la selva que es más probable obtener algunas tomas de ellos.

Posadas sobre una flor de cardo, dos mariposas. La amarilla es conocida como ciprina (Phoebis neocypris) mientras que la de la derecha es llamada espejito (Agraulis vanillae maculosa).

La hermosa mariposa Doxocopa cyane, muy común en la selva de las Yungas.



La siguiente mariposa es conocida como incienso (Tegosa orobia).

Otra de las mariposas que abundan en el recorrido. La saltarín sangrante (Phocides polybius phanias).

Las orugas también son fáciles de encontrar y algo más fáciles de fotografiar.


Estas orugas cubrían el tronco de este árbol.

Un saltamontes.


Esta pequeña araña ha conseguido una presa. Un tábano que no fue lo suficientemente hábil como para escapar de las pegajosas hebras de la telaraña.

Con suerte, encontramos un molusco como este caracol trepando por una rama de un coco (Fagara coco).

Fotos y texto por Stefan Sauzuk.
Se ruega respetar el Derecho de Autor. 
Prohibido el uso lucrativo de las fotos sin contactarse previamente con el autor. 
Para el uso de las imágenes contactarse con Stefan Sauzuk escribiendo a stefan_sauzuk@yahoo.com

Fuentes consultadas:

  • Eduardo Atilio de la Orden, Alejandro Quiroga, "BIOMAS De Catamarca". 
  • www.atlas.catamarca.com.ar
  • www.estadistica.gob.ar (Sección cartografía)
  • Instituto Geográfico Nacional
  • Google Earth 
Comentarios↓

4 comentarios:

  1. WAO!!!preciosas todas las fotos,eres un privilegiado por poder disfrutar de esta naturaleza ,te sigo todo lo que puedo,te felicito,tus fotos me fascinan,un saludo desde VIGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisol por visitar el blog periódicamente! es un placer para mí tenerte por acá! Saludos

      Eliminar
  2. Hola Stefan, que preciosas fotos y la nitidez de los paisajes me parecen increíbles, tomaste las fotos después de una lluvia? Para mí es muy difícil fotografiar Catamarca con un cielo tan limpio como en tus fotos, me da la impresión que el cielo siempre esta con polvo. Me encantan tus fotos y los viajes.
    Besitos desde Suiza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Vicky cómo estás!, mil disculpas por tardar tanto en responder, pero la verdad es que estuve muy pero muy ocupado en enero y febrero trabajando y publicando en el blog cada vez que tenía tiempo, que sentarme a contestar los mensajes me tomaba mucho tiempo. Pero bueno, mejor tarde que nunca. Las fotos efectivamente fueron tomadas luego de una lluvia, que por suerte limpió bastante el ambiente. Casi siempre trato de salir a sacar las fotos en días en los que hubo lluvias, o en la época seca, luego de un frente frío que por más que no deje lluvias muchas veces limpia muy bien el aire. Sin embargo hay días en los que he salido cuando el aire está sucio, es entonces cuando las únicas fotos recomendables son aquellas en macro o en las que los paisajes lejanos no son muy importantes, acá hay un ejemplo: http://meteonature-catamarca.blogspot.com.ar/2012/07/san-antonio-catamarca-invierno-2012.html
      Me alegro que hayas visitado el blog y gracias por el comentario. Te espero pronto por el blog de nuevo :)

      Eliminar

por STEFAN SAUZUK. Para usar cualquier material del blog consultá a stefan_sauzuk@yahoo.com. Tema Etérea. Con tecnología de Blogger.