Fiambalá, departamento Tinogasta

Fiambalá es una localidad rural y urbana perteneciente al departamento Tinogasta, distante a 320 kilómetros al oeste-noroeste de San Fernando del Valle de Catamarca. Se trata de una de las localidades más importantes de la Región Oeste de la provincia y una de las más conocidas a nivel nacional e internacional. Fiambalá se hizo famosa a partir del año 2009 ya que fue sede del Rally Dakar, al igual que en años subsiguientes, lo que le valió la denominación de Capital Mundial del Dakar.
Vista del Valle de Abaucán, donde se emplaza Fiambalá.
Foto tomada desde la Sierra de Fiambalá.

Lugar de actividades rurales tradicionales como la producción de vid y olivo y la cría de ganado ovino y caprino, Fiambalá en la actualidad es sinónimo de turismo, la nueva "industria sin chimenea". Esta actividad forma parte de su función actual con un sinfín de atractivos naturales y culturales que han de convertir porqué no a esta localidad en la capital provincial del turismo.

Si bien Fiambalá es una localidad de 4639 habitantes (Censo 2010) que se concentran en un ámbito rural y urbano a orillas del Río Abaucán en la base del valle homónimo, se trata de un punto estratégico desde donde tenemos acceso a un sinnúmero de atractivos naturales y culturales, algunos más cercanos, otros más lejanos, que convierten a Fiambalá en una de las opciones más recomendables para hospedarse en pos de conocerlos. Podemos mencionar entre esos atractivos naturales las aguas termales, las dunas, la Quebrada de Las Angosturas, El valle de Chaschuil, Los Seismiles, el Paso de San Francisco, etc. También encontramos atractivos culturales dentro de la localidad como los viñedos y bodegas de vino o los museos temáticos y en las afueras del pueblo, como la Ruta del Adobe.

Acceso
Para llegar a Fiambalá desde San Fernando del Valle de Catamarca se debe tomar la Ruta Nacional N° 38 hacia el sur, hasta llegar a la localidad de Chumbicha. Allí se encuentra el empalme con la Ruta Nacional N° 60 que se dirige al oeste cruzando la Cuesta de La Cébila. Se debe continuar por dicha ruta hacia el oeste mientras la misma se interna en la La Rioja atravesando varios poblados de esa provincia. Luego, la Ruta Nacional N° 60 vuelve a ingresar a territorio catamarqueño recorriendo varios pueblos pertenecientes al departamento Tinogasta, entre ellos Cerro Negro, Copacabana, Tinogasta, El Puesto, etc., hasta llegar a Fiambalá, con un total de 320 kilómetros de recorrido por ruta pavimentada y en excelente estado.

Relieve
Zona sur del campo de dunas visto desde Fiambalá.
La localidad de Fiambalá se encuentra situada a 1500 metros sobre el nivel del mar sobre la base del Valle del Abaucán enmarcado por la Sierra de Fiambalá al este y la Sierra de Narváez al oeste. Hacia el este del valle es posible observar la presencia de grandes abanicos aluviales formados por material sedimentario depositado proveniente del desgaste de la Sierra de Fiambalá. A su vez, hacia el noreste de Fiambalá encontramos el gran campo de dunas entre las localidades de Saujil, Medanitos y Tatón donde se encuentra la duna más alta del mundo, la Duna Federico Kirbus, de 1230 metros de altura neta.

Dejando el Valle del Abaucán, hacia el oeste, encontramos los paisajes montañosos más impresionantes de la provincia. Quebradas angostas, valles interminables y los volcanes más altos del mundo de la Cordillera de Los Andes que superan los 6000 metros sobre el nivel del mar a los cuales se puede observar en un paseo a través de la Ruta Nacional N° 60.

Hidrografía
Cauce del Río Chaschuil, importante afluente del Río Abaucán.
El río principal de la zona es el Abaucán. Nace al norte de la localidad de Fiambalá con la confluencia de los ríos Chaschuil, proveniente desde la Cordillera de Los Andes y el Saujil o Fiambalá, proveniente desde el norte. Este río tiene la característica de que en su recorrido se infiltra en los finos sedimentos que conforman su cauce, reapareciendo superficialmente en tramos. En esta zona, los núcleos de población se manifiestan a lo largo del cauce del río, donde es posible la irrigación y la formación de oasis que permiten la existencia de actividades agrícolas, que forman parte de las economías de subsistencia y algunos emprendimientos de mayor envergadura. El río fluye hacia el sur, cambia de nombre a Río Salado y luego hacia el sudeste, internándose en territorio de la provincia de La Rioja, donde desemboca en las cercanías de la localidad del Cebollar en los bañados Desagües del Salado.

Además del Río Abaucán y el Río Chaschuil, existen numerosos cauces de menor importancia y de régimen temporario y arreico que fluyen por las quebradas de las montañas y se infiltran al llegar a los suelos arenosos. Uno de estos arroyos desciende por la Sierra de Fiambalá formando unas termas muy visitadas: las Termas de Fiambalá.

Clima
Paisaje desértico de Fiambalá.
El clima de Fiambalá es denominado Árido de sierras y bolsones y cuenta con un régimen de precipitaciones estacionario con lluvias concentradas en la época estival. En ese período suele darse prácticamente la totalidad de los 150 milímetros de promedio anual que precipitan en la zona.
Como se puede inferir por su paisaje, el clima de Fiambalá se caracteriza por su gran aridez, que implica una importante heliofanía como así también una gran amplitud térmica. Esto significa que se dan demasiados días despejados y si bien las temperaturas diurnas pueden ascender demasiado debido a la fuerte insolación, las noches son frescas debido al descenso de la temperatura propiciado por la baja humedad. Esas condiciones son muy adecuadas para el cultivo de la vid, tan característico del oeste catamarqueño.
Son frecuentes los vientos desecantes que descienden desde la zona montañosa desde el cuadrante oeste. Estos vientos secos, conocidos como Viento Zonda suelen ser moderados y en ocasiones fuertes, y son los responsables del transporte del fino material que al acumularse forman dunas, algunas de pequeño tamaño y otras gigantes como se mencionó anteriormente.
Hacia el oeste de Fiambalá, camino al paso de San Francisco, el clima que se manifiesta es el Árido Andino Puneño.

Biomas
Paisaje del Arbustal del monte en Fiambalá.
En Fiambalá se manifiesta el bioma denominado Arbustal del monte.
Uno de los escasos Algarrobales en las cercanías de Fiambalá.
La vegetación se caracteriza por un arbustal bastante abierto compuesto por especies como la Jarilla (Larrea cuneifolia, Larrea divaricata), Jarilla macho (Zuccagnia punctata), Ala de loro (Monttea aphylla), Pichanilla (Senna aphylla), Retamo (Bulnesia retama), etc. acompañadas por diversas especies herbáceas. En zonas cercanas a cursos de agua es posible encontrar bosques de Algarrobo (Prosopis flexuosa, Prosopis chilensis) cuya madera ha sido y es utilizada para diversos fines, lo que puso en peligro su conservación. La tala indiscriminada es un problema y ha producido la desaparición de algunos bosques cercanos a la localidad de Fiambalá produciendo lo que se denomina desertificación.
La fauna característica del bioma que se manifiesta en el Valle del Abaucán está compuesta por mamíferos como el Ututuco u Oculto (Ctenomys fulvus), el Zorro gris (Pseudalopex griseus) y el Puma (Puma concolor). Entre las aves encontramos al Suri (Rhea americana) y otras especies como el Jote de cabeza colorada (Cathartes aura), el Loro barranquero (Cyanoliseus patagonus). Claro está que, salvo las dos últimas, suelen ser especies no fácilmente divisables a simple vista y si se desea encontrarlos se debe emprender un verdadero safari en el que la paciencia y los lugares adecuados para tal fin suelen ser muy esquivos.

Hacia el oeste de Fiambalá, encontramos los biomas Estepa Arbustiva Puneña y Estepa Graminosa Altoandina. Allí encontramos paisajes de bellezas increibles observables en el trayecto Fiambalá-Paso de San Francisco, a través de la Ruta Provincial N° 60. En esos ambientes tanto la flora como la fauna es distinta. Aparecen mamíferos como la Vicuña (Vicugna vicugna), el Guanaco (Lama guanicoe), la Chinchilla grande (Chinchilla brevicaudata) junto con aves como el Flamenco (Phoenicopterus chilensis).

Cartografía
En el siguiente mapa de elaboración propia podemos observar el departamento Tinogasta con las principales localidades y lugares de interés del mismo. Observemos que Fiambalá se encuentra en el centro-este del departamento. Desde esa posición geográfica, la municipalidad de Fiambalá incluye también a las localidades de Saujil, Medanitos, Palo Blanco y Tatón, además de otros puestos y parajes.

Atractivos de Fiambalá y sus alrededores

Ruta del adobe
Iglesia Nuestra Señora de Andacollo.
Casa de adobe en Fiambalá.
Uno de los atractivos turísticos culturales es La Ruta del Adobe. Este recorrido se extiende 50 kilómetros comenzando en la ciudad de Tinogasta, cabecera departamental, y finalizando en Fiambalá a través de la Ruta Nacional N° 60. Durante ese trayecto encontramos monumentos históricos y capillas construidas con adobe, tradición arquitectónica ancestral que hace uso de materiales autóctonos como barro, paja y estiércol. Existen en este paseo varias casonas antiguas e iglesias de hasta 300 años de antigüedad que han sido restauradas. La Iglesia Nuestra Señora de Andacollo es una de las más emblemáticas.

A cinco kilómetros de Anillaco, a un costado de la ruta, se encuentran vestigios en ruinas de la ciudad diaguita de Watungasta, construida justamente en adobe, cuyos orígenes se remontan hasta comienzos del primer milenio.

Los ladrillos de adobe fueron elegidos siempre y aún en la actualidad lo son, para la construcción de las casas. Claro, en estas tierras con gran amplitud térmica se comprende que se usen materiales aislantes. En el verano, las paredes de adobe amainan el calor reinante mientras que en el invierno, las temperaturas frías no penetran a las viviendas debido a la baja capacidad conductora del adobe. Al caminar por las calles de Fiambalá y demás localidades del departamento, vamos a observar que la mayor parte de las casas están de hecho construidas con ladrillos de adobe.

Viñedos y bodegas
Toda la Región Oeste de la provincia es conocida por sus viñedos. Se trata del cultivo por excelencia en Fiambalá produciéndose gracias a ellos distintas variedades de uvas, pasas y dulces. Por supuesto que existen además varias bodegas que elaboran exquisitos vinos regionales muy demandados por el mercado nacional e internacional. Una visita por las bodegas es recomendable para los amantes de los vinos de buena calidad, de tal calidad que han sido premiados internacionalmente.

Un gran viñedo perteneciente a una bodega ubicada en el norte de Fiambalá. Hacia el fondo se puede observar la Sierra de Fiambalá y las dunas de arena acumulada sobre ellas↓

Una prensa utilizada para extraer el jugo de las uvas para producir vino↓

Algunos de los tanques característicos utilizados por las bodegas de Fiambalá↓

Plaza principal de Fiambalá.
Centro de Fiambalá
El centro de Fiambalá se encuentra urbanizado y es, por supuesto, donde encontraremos todos los servicios como la terminal de ómnibus, lugares de alojamiento como hoteles, residenciales y cabañas, estación de servicio, restaurantes, despensas, farmacia, hospital, cajero automático y hasta un boliche bailable y un casino. Sin dudas se trata de una localidad que si bien puede mejorar sus servicios, puede recibir al turismo satisfaciendo sus necesidades básicas.
Iglesia Nuestra Señora de Fátima.


Entre los atractivos del centro del pueblo encontramos, entre tantos otros, la plaza principal, la Iglesia Nuestra Señora de Fátima o los museos.

Iglesia Nuestra Señora de Fátima
Se trata de una capilla que fue construida en 1924 por pedido de los pobladores del centro de Fiambalá, puesto que la iglesia más cercana se encontraba a 3 kilómetros de distancia. Se encuentra ubicada al frente de la plaza principal del pueblo.

Museos
Museo del Hombre
El Museo del Hombre fue construido en función de hallazgos antropológicos realizados en el paraje de Loro Huasi. Allí se encontraron en 1996 dos cuerpos momificados de forma natural y fueron trasladados al museo. Dividido en 5 salas de exposición, en el museo se puede encontrar una de las momias además de vasijas, vestimentas, instrumentos e información más que interesante sobre el hallazgo.
Museo del Hombre.

Museo de Los Seismiles
Dentro del mismo edificio encontramos el Museo de Los Seismiles donde la temática es hacer conocer los volcanes más altos del mundo. Esos picos pertenecientes a la Cordillera de Los Andes catamarqueña, superan fácilmente los 6000 metros sobre el nivel del mar, convirtiendo a esta zona de Catamarca en la segunda más alta del mundo luego del Himalaya. Encontraremos en el museo, información muy completa respecto a ellos además de fotos y mapas.

Termas de Fiambalá
Piletones a 38°, donde se puede permanecer un máximo de 30 minutos.
Las cabañas se encuentran a orillas del arroyo.
A 14 kilómetros del centro de Fiambalá se encuentran las Termas de Fiambalá. Para llegar hay una ruta pavimentada, la Ruta Provincial N° 136 que asciende hacia el este por un gran abanico aluvial en la zona pedemontana de la Sierra de Fiambalá. Esta ruta luego se interna en una angosta quebrada en dicha sierra desde donde desciende un arroyo cuyas aguas surgen en lo alto de la quebrada a alta temperatura.
Este fenómeno se da debido a que las aguas entran en contacto con capas rocosas calientes en las profundidades a través de fallas. Algunas mediciones dan cuenta de 75° en la parte alta del arroyo, temperatura que va descendiendo mientras bajamos por la quebrada.

Por la noche, un baño en las termas es lo más placentero.
En el lugar existe un complejo que ha sido construido para aprovechar estas fuentes termales. El mismo cuenta con 17 piletones dispuestos siguiendo la línea del cauce natural del arroyo mientras el mismo desciende por la quebrada. Los piletones del nivel más alto retienen aguas de más de 40° de temperatura, mientras que en los de niveles más bajos la temperatura del agua ronda los 30°.
El complejo además cuenta con alojamiento en pequeñas cabañas un restaurante y lugares para pasar el día disfrutando del paisaje de la quebrada y al mismo tiempo de las aguas termales.

Ubicadas a 1900 metros sobre el nivel del mar, las termas cuentan con un microclima distinto al de Fiambalá, con temperaturas sensiblemente menores a las que se registran en la base del Valle del Abaucán. Esto nos asegura noches frescas en verano, ideales para un chapuzón en los piletones de agua caliente. Ni hablar en invierno, con temperaturas gélidas alrededor, mientras uno disfruta de las cálidas aguas.

Los baños termales son indicados para tratar una gran variedad de afecciones como por ejemplo artritis, reumatismo, afecciones nerviosas, etc. Con lo cual son muy visitadas no sólo por turistas sino también por quienes necesitan de esos tratamientos para mejorar la salud.

El marco paisajístico desde las termas es imponente. No sólo desde los piletones, sino también ascendiendo hacia las montañas de la quebrada. Existen senderos demarcados desde los cuales se puede subir hacia las pedregosas laderas para así lograr una vista panorámica sin igual.

Paisaje llegando a las Termas de Fiambalá↓

Paisaje desde uno de los senderos. Observemos allá abajo, la vegetación que crece favorecida por la humedad disponible en virtud del arroyo de aguas calientes descendiendo por la base de la quebrada↓

Una panorámica desde la montaña mirando hacia el Valle del Abaucán. Se ve el complejo de termas y al fondo a la derecha, la localidad de Fiambalá↓


Con la puesta del sol, los paisajes cambian↓

Sale la luna↓

El complejo termal llegada la noche↓

La galería completa con fotos de las Termas de Fiambalá↓

Dunas
Dunas sobre la Sierra de Fiambalá.

Como ya lo hemos mencionado con anterioridad, aunque brevemente, en Fiambalá y sus inmediaciones encontramos un paisaje desértico en el que podemos encontrar dunas. Ahora bien, ¿por qué se forman las dunas? Pues bien, las dunas son geoformas originadas por un proceso de agradación por acción eólica. Traducido a términos más comunes, decimos que ellas se forman debido a la acción del viento que transporta material fino, en este caso arena, hasta que el mismo se deposita y se acumula en forma de montículos, algunos de ellos pequeños y otros gigantes.

Duna Federico Kirbus, la más alta del mundo.
Esta duna fue bautizada en honor a Federico Kirbus, escritor, periodista e investigador quien fue el descubridor y divulgador de su valor. Se trata de la duna más alta del mundo, incluso superando a la Duna Grande de Perú que ostenta 924 metros de acumulación neta de arena, desde la base hasta su cima.
Duna Mágica de Saujil.
La Duna Federico Kirbus se encuentra recostada sobre la ladera de la Sierra de Fiambalá y tiene una elevación de 1230 metros -su base se encuentra a 1615 metros sobre el nivel del mar, mientras que su cima a 2845- superando así por 300 metros a la duna peruana.
Se accede a esta duna desde la localidad de Medanitos, 22 kilómetros al norte de Fiambalá.

Duna Mágica de Saujil
Llamada así por los pobladores del lugar, con sus 78 metros de alto es muy visitada por aquellos que desean practicar sandboarding. Su nombre se debe a que por las tardes ventosas es posible observar cómo los granitos de arena en su cúspide danzan "mágicamente".
Se accede a esta duna desde la localidad de Saujil, a 10 kilómetros al norte de Fiambalá.
Click aquí para ver más fotos de Saujil.

Duna mágica de Saujil iniciada la noche con la luz de la luna. Una postal inolvidable↓

Barjanes en Fiambalá
Si queremos ver las mejores dunas debemos dirigirnos a las localidades de Saujil, Medanitos y Tatón. Sin embargo, incluso desde Fiambalá encontramos algunas pequeñas dunas dignas de ser visitadas. Entre ellas tenemos una duna, denominada técnicamente como un barján a orillas de la Ruta Provincial N° 136, camino hacia las Termas de Fiambalá.

Esta duna tiene aproximadamente 8 metros de alto↓


Galería con todas las fotos tomadas desde Fiambalá

Recorrido Fiambalá-Paso de San Francisco
Volcán Walther Penck (6658 metros sobre el nivel del mar).
Click en la imagen para conocer este y muchos otros lugares, camino al
Paso de San Francisco.
La Ruta Nacional N° 60 pasa por Fiambalá, última concentración poblacional que encontramos antes de emprender el viaje hacia el Paso de San Francisco, una importante conexión vial con la República de Chile. El recorrido es de 198 kilómetros de camino pavimentado y excelente estado, trayecto en el que se asciende desde los 1500 metros sobre el nivel del mar hasta los 4748, es decir, 3248 metros de ascenso desde el Valle del Abaucán hasta la Cordillera de Los Andes.
Realizar este recorrido es poder conocer probablemente los paisajes más hermosos de la provincia, donde cada kilómetro avanzado es razón suficiente para descender del vehículo para realizar tomas de lugares increíbles. Podrás ver quebradas, dunas, montañas, nevados, vegas, salares, vicuñas, guanacos, flamencos, etc. Click en la imagen a la derecha para hacer el recorrido. No te lo pierdas.


Fotos, texto y mapas por Stefan Sauzuk.
Se ruega respetar el Derecho de Autor.
PROHIBIDO EL USO DE LAS FOTOS sin contactarse previamente con el autor.
Para el uso de las imágenes consultar a Stefan Sauzuk escribiendo a stefan_sauzuk@yahoo.com


Fuentes consultadas:
Comentarios↓

1 comentario:

  1. Buenas!: Hay forma de llegar desde famatina - La Rioja? En micro?

    ResponderEliminar

por STEFAN SAUZUK. Para usar cualquier material del blog consultá a stefan_sauzuk@yahoo.com. Tema Etérea. Con tecnología de Blogger.